Fe Diaria: Tú no me has salvado para destrucción

Una oración para fortalecerse ante el miedo.

Señor, tú eres la luz de mi vida. Debido a ti no debo tener temor de lo que las fuerzas de las tinieblas tratan de hacerme. Tú no me has salvado para destrucción, sino para un propósito. Por lo tanto, cuando el temor haga que me sienta débil, recordaré que tú eres la fortaleza de mi vida. Ayúdame a reconocer tu poder y tu amor en todo momento para que nunca me sobrecoja el temor. Oro por que tú, Señor, en todo momento me mantengas libre de daños y peligros.

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? (Salmos 27:1)