27 de Junio: El Sermón de la montaña 1

Escucha:

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. (Mateo 7:15)

Piensa:

En su mensaje sobre las opciones que debemos tomar en nuestra vida espiritual, Jesús nos da una advertencia significativa, impresionante y oportuna; como si las innumerables opciones y puertas que tenemos ante nosotros no fueran suficientes, nos advierte de las que podríamos llamar «porteros» de estas puertas.

Jesús afirma que aparecerían hombres con objetivos bien definidos que trabajarían para atraer, reunir y alejar a la gente del plan de Dios; a estos, Jesús los llamó «falsos profetas», hablarían y predicarían al pueblo; sin embargo, su mensaje no tendría valor divino.

Más que un falso mensaje, capaz de hacer el camino equivocado y la puerta correcta, estos falsos profetas utilizarían una táctica dañina al mezclarse con el rebaño vestido de oveja, aunque fueran, en su esencia, lobos.

No cambiaban su naturaleza, de lobo a oveja, sino que la disfrazaban para poner en práctica su verdadera naturaleza, que es la de ser devoradores.

Cuando uno se deja llevar por los movimientos y los falsos pastores, sin pensar o reflexionar en sus mensajes, se está caminando directamente a la puerta ancha con un final claro y desastroso.

Si queremos llegar al centro de la voluntad de Dios, debemos seguir su voz (leer Juan 10:10-14).

¡Cuidado con las puertas… cuidado con los porteros…Escuchemos con atención la Palabra del Señor!

Ora:

Señor, concédeme la audacia parar reconocer a los lobos vestidos de ovejas, a los falsos profetas que quieren usar la confusión y el engaño para llevarnos a la puerta ancha que nos aleja de Tu salvación. Que pongamos en el centro de nuestras vidas las inexorables verdades que en Tu Palabra nos has legado y que nos conduzcamos por ella, siendo este proceder, el escudo por el cuál nos defendamos y derrotemos cualquier intención contraria a Ti, a Tus caminos de bien y a Tu maravillosa voluntad.