05 de Junio: Nuestros pensamientos afirmados

Escucha:

Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados. (Proverbios 16:3)

Piensa:

Todo empieza y termina en Dios, por lo que debemos pedirle siempre que bendiga todas nuestras intenciones. Entrega siempre todo a Dios en la oración, dile lo mucho que necesitas su bendición para que tus sueños se hagan realidad, confiesa que Él es tu Señor y todo saldrá bien. Este es el secreto de los que triunfan: la humildad, el quebrantamiento y la sumisión a la voluntad del Padre: Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. (Salmo 51:17).

No hay ningún misterio. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, lo que Dios espera de sus hijos es la obediencia a su Palabra y la sumisión a su voluntad. Él vela por nosotros, nos cuida, nos guía, nos alimenta, nos hace prosperar y nos libra del mal porque lo tiene todo en sus manos. Todo lo que hay en el cielo, en la tierra, bajo la tierra y en el universo está sometido a Él (Efesios 1:21-23).

La Palabra declara que hasta los cabellos de tu cabeza están contados (Lucas 12:7). Nada escapa a la dirección de Dios. Él es soberano. Sin embargo, sabemos que existe una lucha en el mundo espiritual en lo que respecta a las decisiones personales. Por ello, debemos rezar siempre y pedir a Dios que nos libre del mal y bendiga nuestros planes. Recuerda que hay una lucha constante (Efesios 6:10).

En este periodo de calamidad mundial, acércate más al Señor en oración. Ejerce la sumisión a su autoridad y busca la guía en todo momento en su Palabra; sé útil en su obra, pon el Reino en primer lugar, y el Señor bendecirá tus planes para su gloria (Mateo 6:33).

Ora:

Señor, en tan grandes momentos de dificultad para el mundo, te pido que me des la fortaleza para no decaer ante la adversidad y no perder mi confianza en Ti. Que sea todo lo contrario, que Tu paz restauradora llene mi vida y la certeza de contar con Tu presencia, asegure, aún en la prueba, cada uno de mis pasos. Amén.