01 de Junio: Dios Nos Cambia

Escucha:

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. (Lucas 19:8)

Piensa:

La presencia de Dios nos cambia. Es imposible no cambiar si estás con Dios. La presencia de Dios en la vida es una expresión de gracia, aceptación y misericordia. En una palabra: ¡amor! El amor como el amor realmente es y debe estar entre nosotros. La historia de Jesús con Zaqueo nos revela esto.

El publicano que quería ver a Jesús, que quería saber quién era el famoso rabino de Nazaret, ese extraño rabino cercano al que los religiosos sólo querían mantener su distancia, terminó sorprendido. Quería ver a Jesús y, si era posible, encontrarse con él, y descubrió que era visto y conocido por el Maestro. ¡Puedo imaginar el miedo! Jesús miró a Zaqueo y le dijo, llamándolo por su nombre, que le gustaría ser su huésped esa noche. Y así sucedió.

Estar con Jesús conmovió completamente a Zaqueo y decidió hacer cambios. ¿Qué conversación habrían tenido? ¿Qué dijo Jesús durante la cena? Creo que podemos saberlo leyendo el Sermón de la Montaña. Jesús le mostró una nueva perspectiva de la vida. Una nueva forma de entender la existencia cambió la forma en que Zaqueo pensaba de sí mismo y de los demás. En lugar de codicia, generosidad. En lugar de egoísmo, altruismo.

Alguien ha dicho que nadie tiene más poder para cambiarnos que la persona que nos acepta como somos. Y estoy de acuerdo. Porque no hay prueba tan abrumadora de amor como la aceptación. Y eso nos cambia. Eso es Dios. Es capaz de seguir amándonos a pesar de nuestra resistencia a su voluntad o nuestra insistencia en hacer la nuestra. Nos ama incluso cuando no cumplimos las promesas que hicimos. Hay momentos en que pensamos que somos tan buenos o nos sentimos tan culpables, que negociamos con Dios: hacemos promesas. Somos pecadores y podemos diferir en nuestros pecados, pero todos nos alejamos de Dios. Aún asi, lo que nos salva es su amor por nosotros. Creer con todo nuestro ser en este amor nos transforma. Y cuando creemos en el amor de Dios, en la gracia sin fin, no nos conformamos con el pecado, asumimos nuestra pecaminosidad y empezamos a ser ganados por la santidad.

Los diálogos y los desafíos son parte de este proceso y los cambios serán irresistibles. esos cambios que Dios promueve. ¡Mira la historia de Zaqueo! Eso es lo que nos dice. Dejemos que nuestra historia cuente la misma historia porque es el fruto de la misma gracia y amor divinos.

Ora:

Señor, que Tu amor y Tu gracia dominen mi vida y me guién siempre a glorificarte, siguiendo Tus enseñanzas y cumpliendo Tu voluntad. Amén