07 de Mayo: Llenura espiritual

Escucha:

Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. (Hechos 9:17)

Piensa:

Llenura Espiritual no es una opción sino una decisión. Dios anhela y espera que yo hoy viva bajo la llenura del Espíritu Santo.

Todos estamos llenos de algo o de alguien…..“Sed llenos del Espíritu Santo” es un imperativo que no ha perdido vigencia.

Que frustración hay en el corazón de muchas ovejas cuando ven que sus líderes están llenos de orgullo, vanidad, ideas propias y proyectos humanos, pero, qué satisfacción inunda el corazón de una iglesia cuando observa que sus ministros están llenos del Espíritu Santo.

En la Iglesia primitiva, para ocupar cargos claves un requisito primordial era SER LLENO DEL ESPIRITU SANTO.

El Apóstol Pablo, cuando en Efesios 5:18 habla de la necesidad de ser llenos del Espíritu Santo, describe en los versos siguientes como es una persona llena del Espíritu y dice que:

a.- Demuestra su llenura en la forma de hablar Efe 5:19 .

b.- En una vida de adoración Efe 5: 19.

c.- En una vida de agradecimiento. Efe 5: 20 .

d.- Y en una vida de sujeción. Efe 5:21. Especialmente esa vida de sujeción se nota en las relaciones de hogar y de trabajo.

La vida de un siervo llena del Espíritu Santo se ve; la vida de un líder llena de si mismo también se ve.
Hoy quiero que se vea la llenura del Espíritu en mi vida en hecho, palabra y dimensión. Mi familia y amigos lo necesitan y lo anhelan así como Dios lo anhela.

Llenura es dimensión Espiritual.

Llenura es dimensión de vida hacía la eternidad.

Llenura es humanidad con dimensión de espiritualidad.

Llenura es seguridad de dirección divina en la cotidianidad.

Ora:

Señor, Gracias por darme la oportunidad de ver la acción de tu Santo Espíritu en este día. Quiero ponerme en tus manos y dejar que la presencia de tu Espíritu fluye con dimensión de eternidad. Amén.