21 de Abril: El Señor se acordará de mi

Escucha:

Acuérdate de mi para bien, Dios mío, y de todo lo que hice por este pueblo. (Nehemías 5:19)

Piensa:

Muchas veces me he olvidado de alguien que ha hecho cosas buenas y agradables para mí.. otras veces yo he sido olvidado por alguien a quien yo he apreciado. Pero, algo que alienta mi corazón, es saber que Dios jamás se olvida de mí.

Sé que soy especial para Él, porque Él así lo expresa en su palabra. “Así dice el Señor:

Me he acordado de ti, de la misericordia de tu juventud, del amor de tu desposorio, cundo andabas en pos de mí en el desierto. Yo tendré memoria de mi pacto, que concerté contigo en los días de tu juventud, y te confirmaré en pacto sempiterno- Yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros, mi buena palabra..Porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

No puede haber palabras más alentadoras que las recibidas por el Señor. Él piensa en mí, Él tiene planes para mí.

Él me guiará por la senda correcta de su amor. Hoy, no seré olvidado, porque como son mas altos los cielos que la tierra, así son los caminos del Señor mas altos que mis caminos y los pensamientos del Señor más que mis pensamientos y los pensamientos del Señor aunque mas altos, jamás me ignorarán.

Hoy, yo buscaría al Señor y depositaré en Él todos mis negocios; el cual hace cosas grandes e inescrutables y maravillas que no se pueden contar. Has aumentado , Oh Señor, tus maravillas y tus pensamientos para con nosotros, jamás los podremos contar”.

Hoy, podré caminar con la seguridad que no seré olvidado por el es Señor de Señores. Sé que mi vida no es un accidente, más Dios tiene propósito claro y definido. Porque él tiene propósito claros y definidos es que piensa en mi.

Cuan grande es su amor y su misericordia y cuan grandes son sus planes y sus propósitos.

Ora:

Señor. Mi alma descansa en ti. Mi futuro está en tus manos. Sé que jamás me ignoras y jamás me olvidas, porque en tu palabra dice que tienen pensamientos acerca de mi y que tus pensamientos son pensamientos de paz y no de mal, para darme el fin que espero. Permite que este día pueda sembrar en lo profundo de mi ser está esperanza que me permitirá hoy caminar con seguridad el trayecto que tengo por adelante. Tus propósitos son grandes y fieles y en ti jamás andaré desorientado ni confundido. En esta verdad yo descansaré. Amén.