11 de Abril: Escuchar y obedecer

Escucha:

Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. (Lucas 5:5)

Piensa:

Dios tiene bendiciones y nuevas oportunidades para nosotros. Para recibirlas debemos escuchar Su voz, así poder percibirlas y luego tomar pasos de fe hacia ellas. Esto a menudo significa hacer cosas que no queremos hacer, o que piensas que no funcionarán, o puede que no sientas que son importantes. Pero nuestra confianza y reverencia hacia Dios debe ser mayor a lo que nosotros personalmente queremos, pensamos o sentimos.

Vemos un ejemplo perfecto de esto en Lucas 5. Pedro y algunos de los otros discípulos habían estado pescando toda la noche; no habían atrapado nada. Ellos estaban cansados; de hecho, estaban agotados. Necesitaban una buena noche de sueño y probablemente quería una buena comida. Acababan de terminar lavando y almacenando sus redes, lo cual fue un gran trabajo.

Entonces Jesús apareció en la orilla del lago y les dijo que, si querían atrapar una gran cantidad de peces, deberían lanzar sus redes de nuevo, esta vez en aguas más profundas. Pedro le explicó que habían trabajado duro todo el día y no había atrapado nada, y que ahora estaban cansados. Pero él también accedió a intentarlo nuevamente porque Jesús les había dicho que lo hicieran.

Este es el tipo de actitud que el Señor quiere que tengamos. No podemos tener ganas de hacer algo; puede que no queramos hacerlo; tal vez no pensemos que es una buena idea; podemos tener miedo de que no funcione, pero necesitamos estar dispuestos a escuchar y obedecer a Dios cuando Él nos habla.

Ten la disposición de obedecer Dios, incluso si no te sientes a la altura. ¡Él tiene grandes cosas guardadas para ti!

Ora:

Señor, concédeme la disciplina para seguir Tus mandamientos y servirte con la mayor fidelidad,  y la esperanza para no decaer en las pruebas de la vida, sabiendo que tienes grandes cosas guardadas para mí. Amén