Fe Diaria: Nadie Puede Cerrarla

Cuando DIOS  abre una puerta, no hay fuerza de hombre que pueda cerrarla.