15 de Agosto: Ven A Mí

Escucha:

“Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Juan 28:30)

Piensa:

En 1834, Charlotte Elliot escribió el himno «Tal como soy». Sufrió una discapacidad durante muchos años, y aunque quiso ayudar a reunir fondos para una escuela para niñas, estaba demasiado enferma. Se sentía inútil, y esta angustia interior hizo que comenzara a dudar de su fe en Cristo. Entonces, escribió el himno en respuesta a su vacilación. La clave de su desazón tal vez se expresa mejor en esta estrofa:

Tal como soy, buscando paz,

en mi desgracia y mal tenaz,

conflicto grande siento en mí,

Mi Dios, heme aquí.

Tres días después de su muerte y sepultura, Jesús resucitó de la tumba e invitó al discípulo al que la historia denomina «el incrédulo Tomás» a palpar las marcas de su crucifixión (Juan 20:27) . Cuando Tomás tocó sus heridas, creyó. Entonces, Jesús afirmó: «Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron» ( v. 29).

En la actualidad, los creyentes en Cristo son aquellos que, aunque no vieron, creen. Sin embargo, nuestras circunstancias terrenales generan ocasionalmente graves interrogantes en el alma. Aun en esos casos, clamamos: «Creo; ayuda mi incredulidad» (Marcos 9:24) . Jesús nos invita a acudir a Él tal como somos.

Ora:

Señor, ayúdame a confiar en ti cuando la vida pierde sentido. Reemplaza mis dudas con una fe renovada en ti. Amén